Dibujo Infantil los dibujos de los niños
  Inicio Presentación Investigación Museo virtual de dibujo y pintura infantil Area común Enlaces Noticias Contacto
 

Volver

01 TEMAS DIVERSOS
01 TEMAS DIVERSOS
02 LOS OFICIOS
02 LOS OFICIOS
03 EL MIEDO
03 EL MIEDO
04 5ª SINFONíA DE BEETHOVEN
04 5ª SINFONíA DE BEETHOVEN
05 PAISAJE NATURAL
05 PAISAJE NATURAL
06 PROCEDIMIENTO INDIRECTO
06 PROCEDIMIENTO INDIRECTO
07 SERIACIONES
07 SERIACIONES
08 TAUROMAQUIA INFANTIL
08 TAUROMAQUIA INFANTIL
12

Instituto Rural

Una experiencia pedagógica fascinante

Las pinturas que presentamos en este apartado, son el resultado de mi primera experiencia docente que tuvo lugar en un instituto de bachillerato de medio rural allá por los años 1967 y 68.
 Así fue como, sin contar con experiencia previa alguna, me encontré frente a unos grupos de niños y niñas -no existía aún la enseñanza mixta- pertenecientes a primero y segundo curso de bachillerato, cuyas edades oscilaban entre los 9 y los 13 años y que carecían de toda experiencia en actividades de dibujo y pintura.
Son muchos los autores (Lukens, Burt, Luquet ...) que, a lo largo de los últimos 125 años,  han advertido que, entre los 9 y los 12 años,  tiene lugar una crisis de la creatividad del niño,  un decaimiento de su  interés por el dibujo: “Es un hecho plenamente contrastado que un gran número, por no decir la mayoría de los niños, hacia los 11 años, término medio, pierden por completo el gusto por el dibujo, (...) y se muestran, ya para siempre, incapaces de dibujar” señaló G. H. Luquet en 1927.
Las obras  de estos  niños parecen demostrar que esa  crisis de creatividad que señalan estos autores y que  viene a coincidir con comienzo del “realismo” en el dibujo, no se debe a ninguna insuficiencia ni decaimiento creativo del niño, sino, como señaló el mismo Luquet, al desconocimiento y al desinterés que, con

frecuencia muestra la familia y la escuela por las actividades artísticas que siguen considerándose como una actividad de  pasatiempo o de adorno.
A pesar de la falta de recursos materiales y de que la experiencia duró apenas dos cursos escolares (de 1967 a 1969), fue lo suficientemente intensa y provechosa como para hacer aflorar la fuerza y la personalidad creadora que se ocultaba en el fondo del alma de aquellos niños.
Los comienzos no fueron fáciles. Pero, a fuerza de respeto y de afecto, de motivaciones tanto de grupo como individuales, y sobre todo, de entusiasmo por su trabajo, comencé pronto a ver cómo iban conquistando, poco a poco, la confianza en ellos mismos y en su trabajo creador.
No habrían pasado dos meses del curso cuando comenzaron a aparecer las primeras obras originales. Y, poco más tarde, la clase entera se convirtió en un torrente de vitalidad creadora en la que, a través del dibujo y la pintura, iba aflorando la personalidad individual de cada niño al tiempo que se afirmaba su autoestima, cualidades desconocidas en sus anteriores  experiencias escolares.
    A. M.

NOTA: todos los dibujos van acompañados de los comentarios anotados en su dorso por el niño al concluir su obra

  © Antonio Machón
Los contenidos de este sitio web
están publicados bajo una licencia
Creative Commons CC-By-SA
si no se indica lo contrario.