Dibujo Infantil los dibujos de los niños
  Inicio Presentación Investigación Museo virtual de dibujo y pintura infantil Area común Enlaces Noticias Contacto
 
Las Pruebas de Dibujo Volver


Las pruebas de dibujo consisten en la realización y recogida, en el ámbito escolar, de tres ejercicios de dibujo planificados de acuerdo con unos objetivos de estudio y unas normas estandarizadas que se refieren tanto a los temas y consignas como al orden de su administración, a los materiales y a las técnicas de dibujo.

Las tres pruebas, que han de ser aplicadas a los mismos niños con intervalos de dos o tres días para los de 2 a 7 años y 5 a 7 para los de 7 a 12, se han ordenado en función de la progresiva restricción de libertad de los ejercicios: dibujo libre, dibujo motivado y consigna. Una vez aplicadas las pruebas y recogidos los trabajos, éstos pasarán a un archivo general donde serán ordenados por edades (años y meses), por sexos y por sujetos (los tres dibujos de cada niño ordenados de la 1ª a la 3ª prueba ).

EL MATERIAL El papel: las tres pruebas se realizan en papeles blancos de superficie rugosa y de medidas y gramaje estandarizados (180 grms.) que el examinador facilita a los niños en el momento de la aplicación. Para las pruebas 1 y 2 se utiliza papel de 22,5 x 32 cms. La prueba 3 se realiza en el mismo papel reducido a su mitad ( 22,5 x 16 cms.). Los materiales gráficos: los niños realizan las dos primeras pruebas con los materiales gráficos que habitualmente utiliza en el aula ( lápiz de grafito, pinturas de colores, ceras blandas y duras, rotuladores, etc.). La tercera de las pruebas ha de realizarse, necesariamente, con lápiz de grafito.

El desarrollo de las pruebas

La aplicación de las pruebas supone la realización de, al menos, cuatro visitas al centro escolar. La primera será de toma de contacto con el maestro y los niños. Las tres siguientes, corresponderán a la aplicación de las tres pruebas que deberán realizarse intercalando entre ellas uno o dos días de descanso (nunca más de 5) en el caso de niños de 2 a 7 años y de 5 a 7 días (nunca más de 10) días en el caso de niños de 7 a 12.

Visita preliminar. Preparación del clima.
- Comenzaremos realizando una o dos visitas preliminares al medio escolar en el que vamos a aplicar las pruebas. Es el momento de tomar contacto con el maestro/a tutor a quien informaremos de nuestras intenciones y objetivos, de las características de las pruebas y de las normas para su aplicación solicitando, al tiempo, su permiso y aprobación e invitándole/a participar, si lo desea, en el proceso de su aplicación. Solicitaremos del tutor un listado con los nombres y las fechas de nacimiento de los niños. Podremos también aprovechar esta primera visita para tomar un primer contacto con los niños preparando así el "clima" para la posterior aplicación de las pruebas.
- Antes de dar comienzo a las pruebas es conveniente realizar, al menos, un ejercicio de dibujo libre sobre papeles normales (folios) que tendremos preparados para tal fin, con el objeto de que los niños vayan adquiriendo la seguridad en sí mismos que les permita en los siguientes ejercicios identificarse con sus propias creaciones. Este primer ejercicio nos servirá, además, como primera experiencia de la que podremos extraer conclusiones importantes acerca de la situación de los niños respecto de su expresión gráfica (niveles de libertad y creatividad, inhibiciones, estereotipos escolares etc.) así como de los pequeños problemas con los que podemos encontrarnos en las sucesivas sesiones.
- El examinador ha de ganarse la confianza y el afecto de los niños a base de un comportamiento tolerante y comprensivo aceptando con igual interés el dibujo de todos los niños, no manifestando preferencias por el trabajo de ninguno en particular. No efectuará correcciones ni observaciones referidas tanto a la forma como al contenido de los dibujos. Tratará de crear un clima de espontaneidad en todo el grupo cuya dinámica estimulará a los niños inhibidos e inseguros.
Sólo en estas condiciones ambientales podrán lograse unos dibujos representativos del nivel de cada niño. Solo así podrán superarse los comportamientos y las respuestas gráficas impersonales, consecuencia de los ejercicios escolares estandarizados (fichas de grafomotricidad, preescritura, precálculo y los modelos para la copia impersonal) tan habituales en muchas de nuestras escuelas. Los estereotipos del dibujo infantil tienen su origen más frecuente en estas pautas y modelos .
El niño, ante una propuesta de dibujo en libertad, cuyo sentido no alcanza a comprender y a la que no está acostumbrado, manifiesta frecuentemente una actitud de desconcierto negándose, en ocasiones, a dibujar o respondiendo a nuestra propuesta con formulas aprendidas, eludiendo el compromiso con su propia creatividad. En todas estas actitudes parece esconderse adormecida, como en estado de letargo, su personalidad y su creatividad manifestando una total pasividad frente a su natural condición infantil investigadora y activa. Contrariamente, cuando se logra superar esta conflictiva situación, comienza el niño a manifestarse espontáneamente aflorando su personalidad mostrándose entonces más comunicativo y expresivo, más satisfecho y más seguro de sí mismo.

A.M.

Las pruebas

 

 
  © Antonio Machón
Los contenidos de este sitio web
están publicados bajo una licencia
Creative Commons CC-By-SA
si no se indica lo contrario.